viernes, 31 de marzo de 2017

Etiqueta en las redes sociales


Siento la imperiosa necesidad de escribir sobre la etiqueta en las redes sociales, luego de una serie de escándalos recientes. Y es que una mujer exitosa, profesional, emprendedora es una mujer superpoderosa y por tanto se quiere, se ama y se respeta a sí misma.


Ese amor propio se pone en evidencia en las redes sociales de toda persona, pues lo que expresa en ellas, es una extensión de su imagen, de sus pensamientos, sentimientos. Y te pregunto: ¿Qué imagen proyectas al mundo a través de tus redes sociales? ¿Qué imagen quieres proyectar? En función de esto, te dejo algunos tips:


  1. La ortografía: es muy importante el uso de la letra "h", y los acentos; cuidar los tiempos gramaticales y, si eres más sofisticada, darle importancia a la sintaxis. Por ningún motivo, razón o pretexto, incluir letras mayúsculas intermedias dentro de oTrAs pAlAbRaS. No sustituir JAMÁS la interjección "que" con la letra "k". Además, una mujer superpoderosa siempre escribe las palabras completas.
  2. El uso de los status: deberían contener Sujeto, Verbo y Predicado. O al menos Verbo y Predicado (para transmitir una IDEA). Recuerda que las redes sociales no son un diario donde debes colocar todo lo que te comes, las veces que vas al baño, con quien o cómo te vas a la cama. 
  3. La vida en pareja, la intimidad: una mujer superpoderosa puede expresar afecto, amor por su pareja en algún momento, en fechas importantes, etc. Pero cuando se abusa de las expresiones de amor, pueden llegan a empalagar y hasta incomodar. De hecho según muchos psicólogos sugieren que este abuso pone de manifiesto la falta de autoestima y otras carencias. 
  4. Las redes sociales no sustituyen: la terapia ni la interacción social, tampoco son un grupo de autoayuda. Simplemente NO es el espacio para pedir consejos sobre nuestra vida, hacerlo denota una gran inseguridad. 
  5. Evita actualizar tus redes sociales sí estás en experimentando emociones como la ira, la depresión, sí tienes mucho sueño o tienes unas tragos encima. 
  6. Sobre las fotografías y los videos: Es de mala educación etiquetar a personas en fotos o videos de artículos que estás vendiendo o en situaciones que exijan compromiso personal con ideas, grupos, partidos políticos, etc. Tampoco es correcto etiquetar si salen mal, si la foto no les favorece, si el contexto es cuestionable (moral, legal o socialmente), o sencillamente, si no les has preguntado si puedes hacerlo. De igual forma, para complementar el punto 3 evita subir fotos y videos en la cama, en ropa íntima (al menos que trabajes para Playboy o seas modelo de Victoria Secret). Una mujer que se ama a si misma mantiene su privacidad y el hombre que te ama verdaderamente, te respeta y jamás te expone.
  7. Sobre tu perfil: debes ser confiable y creíble (es decir, con un mínimo de aparente realidad). Tu perfil debe tener una foto y un nombre verdaderos. De manera OCASIONAL, puedes hacer caso omiso de esta norma y cambiar tu foto y tu nombre para participar en una protesta, en un juego, para cumplir una apuesta, o por simple diversión. Procura seleccionar las opciones de seguridad para tu perfil. La protección de tu información privada es más delicada en las redes sociales, pues una gran parte de esta información es COMPARTIDA con tus amigos. Por respeto a ellos, debes proteger tu propia cuenta. 
  8. Sobre la interacción con amigos en las redes sociales: No debes pedir a alguien que sea tu amigo más de una vez, las mujeres superpoderosas se aman a sí mismas, tienen dignidad. Tampoco aceptes a todos los que te pidan amistad, sólo por que sí. Felicitar a tus "amigos" a través de las redes sociales por el día de su cumpleaños, su graduación o ascenso en el trabajo no te exime de LLAMARLOS, especialmente si son tus verdaderos amigos. 
  9. Es bueno recordar que podemos compartir a través de las redes sociales ideas, sentimientos y contextos. Es perfectamente válido intentar compartir visiones políticas, religiosas, académicas, etc., sin caer en el fanatismo. Procura abrirte a las opiniones contrarias a las tuyas, sé tolerante con los que piensan diferente. 
  10. Recuerda que  el asedio emocional sobre otra persona (convertirse en "stalker") puede hacerte acreedor a acciones legales. Evita los insultos, amenazas y el uso del lenguaje soez.


Por: Bárbara Izquierdo
CEO y creadora de: Bi Consultores
Coach, Conferencista, Empresaria
Libros publicados: El balcón de tus sueños
El cometa saltarín (cuento infantil)
Twitter:  @CelebrityCoach1

jueves, 9 de marzo de 2017

Mujeres Superpoderosas Rosangela Rodríguez



Hoy seguimos descubriendo la historia de mujeres superpoderosas. El capitulo de hoy lo llamo: Rosangela Rodríguez, una vida cargada de bendiciones.

Rosangela se define como una mujer apasionada, que ama a su familia, que desde muy pequeña comprendió cuál era su misión. Al principio confiesa que la entendió como ayudar a la gente, después se transformó en generar pautas para que las personas a su alrededor logren tener una mejor calidad de vida. Misión que trasciende al convertirse en la co-creadora del portal  La Mujer Con Éxito  y la creadora de la Estrategia A.N.I.M.A.R.T.E. 


Su misión de vida la llevó desde muy pequeña a darle clases a sus compañeros de estudios menos aventajados, durante los recreos del colegio. Se considera muy disciplinada, este talento la mantuvo como estudiante destacada, y unido al deseo de que todo aquel que la rodeara tuviera sus mismas posibilidades, la impulsó a ayudar a otros.

Rosangela es Ingeniero Industrial, egresada de la Universidad de Carabobo. Cuenta que en esa época, su mamá no podía pagar una residencia en Valencia, así que pasó su carrera viajando en autobús y en cola (aventón). A las 5 de la mañana ella, junto con otros estudiantes de la Universidad, estaban listos en la estación de Peaje de Tapa-Tapa para "pedir el aventón", con el tiempo se convirtieron en compañeros de viaje de personas que vivían en Maracay pero que trabajaban en empresas como Ford, Fireston, ubicadas en Valencia o Puerto Cabello.

Evoca esa época hermosa, donde existía una Venezuela sin miedo, de gente solidaria. Narra que su mamá le daba Bs.20 cada día, ese aporte se unía  al de otros 9 estudiantes, quienes iban a una panadería y  compraban 10 rebanadas de queso, 10 rebanadas de jamón, 20 panes, así que cada quien se comía sus dos panes. Evoca esta anécdota con alegría, siempre lo vio como una aventura, nunca con escasez.

Al culminar su carrera, inició sus pasantías en la empresa Celoven, donde permaneció 16 años llegando a ser Gerente de Producción. Se considera una persona muy proactiva, que siempre busca hacer cosas distintas, lo que la llevó a crear el Departamento de Atención al Cliente Industrial, el Departamento de Creación de Nuevos Productos. También formó parte del equipo que creó las Normas COVENIN que existen en Venezuela para las cintas autoadhesivas.

Su trabajo la llevó a realizar cursos de especialización en Alemania, Holanda; trabajos de intercambio en Guatemala. Posteriormente pasa al libre ejercicio, en paralelo a la creación de la Fundación Creando Futuro Con Visión de Mañana.

Cuando examina su vida, descubre que el hecho de haber perdido a su padre en un accidente aéreo a los 7 años y el haber tenido una madre que decidió no quedarse en el rol de víctima, sino que tomó el impulso de seguir adelante  a sus 28 años, la empoderó a través del ejemplo.
Su madre nunca se volvió a casar, se dedicó a trabajar y criar a sus dos hijas, educarlas en colegios privados durante la primaria y luego en los mejores liceos públicos de la época, como el Agustín Codazzi. Su madre le dio mucha seguridad, jamás manejó el drama,  la hizo sentir que nunca les faltó nada; por eso siente que ha tenido una vida llena de bendiciones.

Su principal  habilidad es la de resolver problemas, a los que Rosangela los ve como simple desafíos que detonan un diálogo interno a través de la pregunta clave: ¿Cómo le doy la vuelta a esto? Esta capacidad la tuvo desde pequeña, recuerda como sus creencias de mujer empoderada, la llevaba a meterse en el tanque de agua de su casa, para limpiarlo (actividad considerada para hombres)

En una ocasión, estaba en esta actividad y llegaron sus compañeros del liceo, estos adolescentes estaban muy sorprendidos de encontrarla sacando cubetas del barro que se forma en el fondo del tanque y le decían:
-¡Que trabajo tan horrible ese!
Ella muy extrañada les respondió: -Pero ¿Por qué horrible?, yo estoy gozando un mundo, escucho música, bailo, mientras hago algo para mi casa con amor, que es el lugar donde vivo.
Rosangela desarrolló esa percepción. Cada vez que se enfrenta a una situación que no sea ventajosa, que puede esté llena de dolor, automáticamente piensa: ¿Qué es lo que puedo sacar de aquí? E inmediatamente se activa.

A los 39 perdió un bebé,  cuenta que lloró muchísimo por largo tiempo. Cada vez que veía mujeres embarazadas en la calle, cada vez que  visitaba a alguna de sus amigas que acababan de dar a luz, tenía que salir a respirar, pues sentía un gran dolor al no haber podido tener otro hijo.

A los 40 pierde otro bebé. Recuerda que ese día estando en la clínica, en el área de recuperación, mientras se despertaba de la anestesia, sentía mucho frío y lloraba muchísimo. De repente sintió unas manos en la cabeza, era una enfermera, no recuerda su rostro o su nombre, solo recuerda que le dijo: -Mi amor no llores, tienes allá afuera a una niña hermosa y un esposo que te está esperando. Dale gracias a Dios, muchas mujeres nunca han podido tener un hijo. Automáticamente sintió una paz inmensa y dejó de llorar, considera que esa enfermera un ángel.


Unos años después, cuando se encontraba trabajando con la Fundación Creando Futuro Con Visión de Mañana, la cual atendía a más de 100 beneficiarios, entre niños, adolescentes y ancianos, su hija Barbarita le recordó ese momento y le dijo: -Viste mamá ¿Tú te imagina que tuvieses 4 hijos? No podrías hacer este hermoso trabajo con los niños de la Fundación. Dios sabía que tu necesitabas ese tiempo para dedicárselo a estos niños.

Sus valores fundamentales

Rosangela cree en Dios por sobre todas las cosas, afirma tener un concepto de la religión muy personal, no va a misa, pero se considera profundamente espiritual y religiosa. Cree en la disciplina, pues ha regido toda su vida, es un valor para ella. Cree en el amor, ama a la gente y cree en las otras personas como cree en sí misma, lo que le ha mostrado el lado bueno de la gente.

Cree firmemente en el estudio como una forma de superarse constantemente, por ello se ha entrenado por más de 20 años a través de diversos diplomados y especializaciones en distintas áreas, lo que la ha ayudado a convertir sus ideas en acciones.

Se considera una persona completamente feliz. Entiende la felicidad como un estado de la mente que no es permanente. Disfruta de la plenitud de su vida, está satisfecha con el momento en el que se encuentra.

Rosangela siempre está buscando algo que hacer, tiene más ideas que tiempo, lo que la lleva a estar haciendo algo permanentemente. Se considera una persona de hacer, su reto es buscar tiempo para no hacer. Así que se relaja a través de la lectura, el año pasado leyó 18 libros, de su meta de 24. La lectura logra desconectarla del mundo. Eso completa su plenitud.

La paz para Rosangela está en sentarse en el corredor de su casa, con una taza de café “guayoyo” hirviendo y ver las montañas que la rodean.  Cuando está en su posada en la Isla de Margarita, le gusta disfrutar del cielo azul, caminar por la arena. También siente mucha paz, al hablar con su hija Barbarita, la considera su maestra, pues la confronta de forma positiva permanentemente.

Para Rosangela su esposo es una parte muy importante en su vida, se hicieron novios desde que ella tenía 16 años y llevan 25 años de casados. Es su mejor amigo, su cómplice, su compañero de aventuras, en el que nunca encontró una barrera para sus sueños.

Actualmente, Rosangela se encuentra trabajando en aprender sobre el dinero. Dice: Yo nunca he entendido su valor, el dinero para mí es un instrumento, nunca me ha faltado, pero nunca me ha sobrado.

Su plan inmediato es publicar libro-agenda de la  Estrategia A.N.I.M.A.R.T.E que está acompañado de 14 conversatorios, que responden al anagrama A.N.I.M.A.R.T.E. Apasiónate, Nunca Rendirte, Inspirarte, Manejar el Tiempo, Actuar y amar el cambio,  y Rodearte de la mejor gente, Transformarte a través de Estudio y Emocionarte y crecer espiritualmente. La meta es llevar este conversatorio a nivel nacional e internacional. Además de un canal de YouTube.

A largo plazo, se ve dando conferencias a nivel internacional, con un mensaje para inspirar a las personas a generar situaciones positivas. Además, a los 60 años quiere estudiar Filosofía y Letras, también quiere seguir escribiendo libros. Dice que para llegar allí necesita generar un colchón financiero importante, por eso está estudiando finanzas en este momento.

Por: Bárbara Izquierdo
CEO y creadora de: Bi Consultores
Coach, Conferencista, Empresaria
Libros publicados: El balcón de tus sueños
El cometa saltarín (cuento infantil)
Twitter:  @CelebrityCoach1


jueves, 2 de marzo de 2017

Mujeres superpoderosas: María Escudero, una vida de éxitos sin límites (2da parte)



Sigo rindiendo homenaje a todas las mujeres superpoderosas. Sin más preámbulos, a continuación la segunda parte de la historia de María Escudero, una vida de éxitos sin límites.


A lo largo de mi vida, he tenido algo, cuando yo pongo algo en mi mente, voy para allá. Esa aventura me llevó a las empresas más importantes del país: Plumrose, PDVSA, organizaciones como la Alcaldía de Chacao. Siento que me ayudó siempre mi mente, el ser siempre positiva, tener la confianza de que lo voy a lograr. Y la vida me fue llevando.

Yo me emociono mucho con mis proyectos, eso me llena de endorfinas. Así me pasó con el libro, todo el mundo me decía:
-Estás loca, ¿Cómo vas a sacar un libro ahorita? ¿En papel glasé, a color, tapa dura? ¡Con la situación del país! ¿Qué te fumaste? ¡Estás en Venezuela!

Pero era tal mi pasión, que mi vista siempre estuvo fija en el horizonte y es para allá. Veo que he podido hacer realidad todos mis sueños, gracias al poder del pensamiento. Lo que no he logrado, es simplemente porque no me lo he planteado. Pero las cosas pequeñas o grandes, que me he propuesto las he logrado.

Un día, sin tener aún listo el libro, empecé a soñar con que iba a bautizarlo en Venecia, en la Basílica de San Marcos. Un día me llama mi yerno y me dice:
-Le tengo un pasaje para que se venga a Italia a pasar su cumpleaños 70 con su hija y su nieto.
-Y yo le respondí: yo quiero un regalo, el regalo que quiero, es bautizar mi libro en Venecia. Y así fue. Yo siento que el entusiasmo, la emoción, las ganas te llevan a donde tú quieres llegar.

Sobre el éxito me he dado cuenta, que el dinero ayuda, pero no es el éxito en sí. El éxito es tu entorno, la gente, las personas que te quieren, con quien cuentas, disfrutar de lo que tengo. Somos afortunados de tener un techo, comida, tener la opción de ir a la playa o comernos un helado, de tener amigos.

La felicidad es estar en paz, en la serenidad, con la energía positiva de nuestros sueños, proyectos, al tiempo que disfrutamos serenamente de lo que tenemos. También somos más felices cuando nos desprendemos de los rencores, de la rabia, de las emociones negativas.

Cuando me quiero más, también soy más feliz y la clave está en descubrir que hay una serie de acciones que me roban la paz: cada vez que me engancho en hacer  críticas a la gente que hace cola en el supermercado, la situación del país, el gobierno, ojo no lo apruebo tampoco lo acepto, pero no me engancho con la energía negativa. En cambio, cuando me enfoco en mis proyectos, todo me llega por añadidura, no me falta nada porque me abro a las opciones y disfruto de ellas, no me enrollo por lo que no hay.

El juzgar también me separa de la felicidad. La persona que ve a otra teniendo éxito y comienza a tener juicios: ese seguro está en malos pasos, ese seguro estafó a alguien, etc. Se desvía de su propia felicidad.

La paz la encuentro a través de la gratitud, todas las mañanas doy gracias por todo lo que tengo mi alrededor: la almohada, la cama, el paisaje a través de la ventana. Cada vez que me levanto doy gracias que tengo manos, me paro en el espejo y hablo conmigo, me elogio así amanezca bien despeinada.

Encuentro la paz en disfrutar el café de la mañana, en compartir con mis nietos, mis hijos. Valorar las cosas que tengo (pequeñas y grandes) todo eso me llena de paz, hasta los mensajes bonitos de los diferentes grupos de WhatsApp, y me doy cuenta que definitivamente que la paz no está en el tamaño de la cuenta bancaria, en el dinero.

Yo le recomiendo a todas las mujeres que tengan un plan de vida, un sueño, el sueño te da la pasión, esa pasión te llena de ilusión. Por ejemplo, sí tu sueño es hacer tortas, sabes que tienes pasión por las tortas cuando te acuestas y te levantas pensando en eso, te enfocas en buscar en internet nuevas recetas, nuevas forma de decorarlas y eso te llena de una energía tan divina, que eso atrae a los clientes, proveedores, oportunidades.

Así fue que llegué al libro, un día amanecí pensando que tengo más de 25 años en este camino del crecimiento personal, primero aprendiendo y después enseñando; en contacto con tantas mujeres, conociendo sus debilidades y fortalezas en tantas empresas.

Al mismo tiempo pensaba en la situación de país, que tiene a muchas mujeres  como el avestruz, con la cabeza enterrada en la situación del país. Quise llevar a todas esas mujeres un mensaje de esperanza, que es la ilusión, es las ganas, es la pasión los que no lleva al éxito.

Es más, sí yo me voy el país mal, con un rollo, ese rollo me lo llevo intacto a Panamá, Chile, a donde vaya. En cambio, si me voy con ilusión, con ganas, puedo emprender esté donde esté, lograr los objetivos.

Quiero que la mujer que lo lea se sienta motivada, se sienta inspirada a ser
distinta y hacer cosas diferentes, a sufrir menos, a sentirse menos lastimada, a dejar la “pobrecita yo”


A punto de cumplir 71 años mi próximo sueño es ver mi libro a la venta en otros países. También deseo volver a mis raíces, a mi amada Guayana, a disfrutar y compartir con mi familia, acabo de pasar dos meses allá y logré sentir que me convierto en un impulso para la unión de todas las hermanas, sobrinos, cuñados.

Me di cuenta que mi trabajo lo puedo hacer desde cualquier lugar, me dije: ¿Para cuándo vas a dejar el venirte a Guayana y disfrutar esto? Disfrutar de esa unión familiar, de todos los días inventar alguna excusa para compartir un hervido, una parrilla, para celebrar.

María Escudero definitivamente es una mujer superpoderosa, a lo largo de sus 70 años ha demostrado ser una mujer con éxitos sin límites. María ha tenido una vida plena, y nos muestra con su ejemplo que mujeres de éxitos somos todas, sin importar de dónde venimos ni lo que pase en nuestro entorno.

Por: Bárbara Izquierdo
CEO y creadora de: Bi Consultores
Coach, Conferencista, Empresaria
Libros publicados: El balcón de tus sueños
El cometa saltarín (cuento infantil)
Twitter:  @CelebrityCoach1

miércoles, 1 de marzo de 2017

Mujeres superpoderosas María Escudero. Una vida de éxitos sin limites






Llega el mes de marzo y con él, la celebración del Día Internacional de la Mujer. Para celebrar esta fecha, quiero compartir contigo la historia de mujeres superpoderosas, mujeres reales, mujeres autenticas, mujeres exitosas,  que han superado gran cantidad de desafíos en sus vidas y que, a través de sus testimonios nos inspiran a seguir adelante, sin importar lo que pase en nuestra vida. Para comenzar, quiero compartir parte de la historia de María Escudero, una vida de éxitos sin limites.

María Escudero se define a sí misma como mujer, madre, hija. Se reconoce como un ser que es espectacular, que es maravillosa, inteligente, humilde, extraordinaria, me encanta quien soy, confiesa con una enorme sonrisa.

Yo vengo de una familia muy humilde, con una crianza espectacular, con una madre maravillosa que supo inyectarnos su modelo: una mujer fuerte, guerrera, que sacó adelante a sus siete hijos (seis hembras y un varón ya fallecido). Ella nos inyectó con su energía a través de sus frases como: “upa pues” “para adelante es pa´ allá” “vamos a darle”.

Por ser la hermana mayor, me tocó moler el maíz, cargar el agua, lavar la ropa en el río. Ese río, era mi mayor satisfacción, yo siempre quería lavar la ropa porque me divertía, era mi piscina, era mi playa, allí me divertía con mis amigas; ellas me pasaban buscando para ir a lavar y yo le decía a mi mamá ¿Dónde hay más ropa sucia?

En nuestro hogar había una rutina y responsabilidades muy definidas, mi mamá nos levantaba a las 5 de la mañana a moler el maíz, desayunar, ir al colegio, colaborar en los quehaceres del hogar. Hoy día, mis hermanas y yo damos gracias a Dios que nos educó de esa forma, ella nunca se detuvo a pesar de tener 7 hijos, nunca se dio por vencida. Nos damos cuenta que seguimos su patrón: no nos paramos por nada, siempre seguimos hacia adelante.


Una de las cosas que siempre quisimos todos sus hijos, fue reconocerle su valor en vida, la llevamos de viaje, muchas de esas anécdotas las cuento en mi libro.

Yo estudié en la Escuela en Ciudad Bolívar y cuando yo tenía 14 años mi mamá llegó a un momento donde se vio muy agobiada por los gastos y estar criando a 7 hijos, sintió que no podía con los gastos, no tenía, en ese momento, los centavos para cubrir mi merienda, el pasaje de ida y de regreso; así que  me dijo que me iba a sacar del colegio.
Para mí eso fue muy fuerte, yo llegué a clases a hablar con el Director y le conté lo que había pasado, que esperara a mi mamá que ese día iba a hablar con él, pero que por favor no dejara que me sacara.

Yo pasé esa mañana entrando y saliendo del aula de clases, me asomaba, preguntaba, pendiente de que llegara mi mamá. Lo cierto fue que pasó toda la jornada y ella nunca llegó.

Cuando regresé a casa, le pregunté:
-Mamá ¿Qué pasó que usted no fue hoy al colegio?
-Y ella me respondió: Hija lo pensé mejor, cualquier cosa hay que hacer, yo hago lo que sea necesario, dinero va a llegar para eso, así que estudie tranquila que yo veré como hago, usted siga estudiando.

Y seguí con mis estudios. A los 17 años ya estaba graduada de maestra y comencé a trabajar enseguida y me convertí en su mano derecha, en sostén del hogar. A los 18 años yo tenía un programa de radio, una página en un periódico, durante el día trabajaba de maestra, en las noches seguía estudiando y así me fui formando.

El deseo de ayudar a mi mamá y mi mente siempre positiva, me impulsaban. Mi primer sueño, mi primera meta fue tumbar su casa de bahareque (casas artesanales fabricadas un sistema de caña tejida y barro) y construirle su primera casa de bloques, ese fue mi primer objetivo.

Mi mamá nos sacó adelante haciendo arepas, además tenía una pequeña bodega en la casa, y llegó el momento que dije: ya eso no es para mi mamá. En ese tiempo  yo tenía 3 trabajos. Ella se fue a Caracas a ver a mi hermano enfermo, y como la hermana que me seguía, ya estaba trabajando, nos unimos y le construimos una nueva casa.

A la par, siempre me mantuve estudiando, me formé como profesora, hice cursos de manualidades, inglés, francés. Siempre estaba haciendo algo. Con esa energía, las cosas me iban llegando, es impresionante como las cosas han venido a mi vida, yo no las he buscado, me han llegado sola.

Mi trabajo en el periódico me llevó a cubrir las mejores fiestas de mi ciudad, hasta en la casa del Gobernador. Además de mi fotógrafo asignado, muchas veces me llevaba a  mis hermanas, para compartir con ellas esas experiencias, quería compartir esas vivencias con ellas; pues en esas fiestas podían probar comidas exóticas que en casa no veíamos, y algunas veces, a escondidas, le llevamos de esos platillos a mi mama, para que también los pudiera probar.

A través de mi programa de radio, conocí al gerente de la Pepsicola de Ciudad Bolívar, ese señor me solicitó que le organizara las comparsas para el carnaval de su empresa; así que yo diseñaba, organizaba cada puesto y en cada uno ponía a una de mis hermanas. En otra ocasión, me tocó diseñar una réplica de un avión, y por supuesto, para el momento del desfile, la piloto era yo.

Todo ello me generó una red de conexiones con gente importante en mi ciudad, pero yo seguía viviendo en  mi barrio. Esas relaciones generaban oportunidades, como el día que llegó una señora al colegio donde daban clases, buscando una maestra manualista, y por supuesto, me llamaron a mí.

En ese momento, iban a abrir un hospital psiquiátrico y necesitaban a una maestra con mis características. El plan era enviar a esa persona a Caracas, para formarla y al regresar sea la Jefa del Departamento de Laborterapia. Yo no tenía ni la menor idea de que era laborterapia, hasta que llegué a Caracas a hacer los cursos. Aprendí que los pacientes, a través de esas labores podrían rehabilitarse. Fue un trabajo hermoso, allí estuve por 4 años, hasta que me casé a los 25 años.

Los psiquiatras me decían:
-¿Cómo vas a dejar a tus locos?
Pues los pacientes conmigo eran muy especiales. Fue una experiencia extraordinaria, maravillosa. Allí aprendí a ser “la loca María”. Me refiero a ese tipo de locura que lleva al éxito, pues te impulsa a atreverte.

Al pasar los años me hice directora de un liceo (cuento algunas anécdotas de esta etapa en mi libro) recuerdo que cuando renuncié a mi cargo todo el mundo me decía:
-Tú estás loca, que como se te ocurre dejar tu sueldo fijo para irte aventurar, pensando que te va a ir muy bien dictando cursos, cuando tú no sabes lo que te espera, tú tienes hijos adolescentes, que aún dependen de ti ¿Vas a dejar tu sueldo fijo?

Y yo me atreví. Difícilmente un educador deja la docencia, es un paradigma. Es
como que creemos, que como estudiamos para eso, es el único camino. Yo logré cambiar ese paradigma gracias a un curso de autoestima, ese fue el primer paso hacia mi crecimiento personal, me llevo a buscar otros cursos, gracias a eso también llegué a CRECE, a realizar mi postgrado en Orientación. Esas experiencias, me cambiaron la vida. Las historias de este proceso también las cuento en mi libro.

En ese momento me di cuenta que tengo talentos, un gran potencial guardado dentro de mí, que esas herramientas ya me las había dado Tomasita (mi mamá), tan solo estaban dormida. Descubrí, al igual que muchas mujeres, que durante la  etapa de mi vida de casada, yo no era yo, era mi esposo, mis niños. Caí en la rutina de atender la casa, los hijos, el trabajo, pagar las cuentas.

Gracias a los cursos de crecimiento personal, volví a quererme a mí misma, a valorarme,  a darme mi justo valor. Descubrí que cuando me aprecio más, se eleva también el cómo me ven los demás, la pareja, los hijos, el entorno nos respetan más, nos ven diferente. Eso me llevó de pasar de María la sufrida, la víctima, sumisa; a la María exitosa, proactiva y productiva. Ese contraste también lo cuento en mi libro.

¿Qué te ha parecido la historia de María Escudero? Mañana publicaré la segunda parte de este testimonio de vida, la primera de nuestras mujeres superpoderosas reales.

Por: Bárbara IzquierdoCEO y creadora de: Bi ConsultoresCoach, Conferencista, EmpresariaLibros publicados: El balcón de tus sueñosEl cometa saltarín (cuento infantil)Instagram: @BarbaraIzquierdoCoachFacebook: Barbara Izquierdo CoachYouTube: Barbara Izquierdo CoachTwitter:  @CelebrityCoach1www.barbaraizquierdo.com