miércoles, 5 de marzo de 2014

De la vida real. Historia de Meglis

+meglis gomez es nuestra flamante ganadora del concurso del mes de febrero. Como es una mujer EXTRAordinaria y SIN LIMITES fue más allá en su obra literaria, así que vamos a disfrutar en varias entregas de su chispa. A continuación el prólogo de su historia:

De nada sirve que, por ejemplo, en el trabajo nos llevemos mal con un jefe, menos aun con compañeros, por eso, la actitud, predisposición y respeto que se tenga en el feedback de la relación, es esencial. Si bien existe mucha gente malhumorada, difícil y hostil, tú debes controlar y manejar las emociones negativas que ellos te impartan, demostrando que tú, en esa relación, no eres el problema. 

Para que el objetivo de conseguir y mantener relaciones favorables se cumpla, debes basarlas siempre en el respeto, debes comunicarte y actuar con sinceridad, y nunca referirte a la otra persona con tono agresivo ni 
acusador. 

Hay que aceptar que las personas somos diferentes, y no tratar de cambiarlas. Si se pone la atención en los actuares ajenos, tratando de amoldarlos a como uno lo desee, no se podrá arribar a buen término en esas relaciones. Lo que se debe hacer, contrariamente a los impulsos que se suelen tener por querer que las cosas sean como queremos, es enfocarse, justamente, en uno mismo, cambiando las actitudes propias hacia la otra persona, y seguramente las respuestas de ella también cambiarán. 

Lo imprescindible es contar con una comunicación abierta, sincera y respetuosa. Se debe demostrar una actitud que inspire confianza en todo sentido, tanto en los dichos como en las acciones que se realizan. De esta manera, la base con la que se formen las relaciones interpersonales, no podrán ser malas. 

Por otro lado, trabajo en equipo es una de las condiciones de trabajo de tipo psicológico que más influye en los trabajadores de forma positiva porque permite que haya compañerismo. Puede dar muy buenos resultados, ya que normalmente genera entusiasmo y produce satisfacción en las tareas encomendadas. 

La fuerza que integra al grupo y su cohesión se expresa en la solidaridad y el sentido de pertenencia al grupo que manifiestan sus componentes. Cuanto más cohesión existe, más probable es que el grupo comparta valores, actitudes y normas de conducta comunes. 

Compartir valores, actitudes y respetar las ideas de los demás, es el inicio de mi llamado a rescatar lo que una vez fuimos. Si esto sirve de inspiración, entonces se habrá cumplido el propósito de compartir con los 
casi 300 o más compañeros de trabajo que somos. Confieso no conocer a muchos de mi sede, pero precisamente, entre otras cosas, se trata de eso. 

Se necesitan muchas mentes maestras para lograr grandes cosas. 

En la próxima entrega inicia su Inédita Historia 
  
 Meglis