miércoles, 1 de marzo de 2017

Mujeres superpoderosas María Escudero. Una vida de éxitos sin limites






Llega el mes de marzo y con él, la celebración del Día Internacional de la Mujer. Para celebrar esta fecha, quiero compartir contigo la historia de mujeres superpoderosas, mujeres reales, mujeres autenticas, mujeres exitosas,  que han superado gran cantidad de desafíos en sus vidas y que, a través de sus testimonios nos inspiran a seguir adelante, sin importar lo que pase en nuestra vida. Para comenzar, quiero compartir parte de la historia de María Escudero, una vida de éxitos sin limites.

María Escudero se define a sí misma como mujer, madre, hija. Se reconoce como un ser que es espectacular, que es maravillosa, inteligente, humilde, extraordinaria, me encanta quien soy, confiesa con una enorme sonrisa.

Yo vengo de una familia muy humilde, con una crianza espectacular, con una madre maravillosa que supo inyectarnos su modelo: una mujer fuerte, guerrera, que sacó adelante a sus siete hijos (seis hembras y un varón ya fallecido). Ella nos inyectó con su energía a través de sus frases como: “upa pues” “para adelante es pa´ allá” “vamos a darle”.

Por ser la hermana mayor, me tocó moler el maíz, cargar el agua, lavar la ropa en el río. Ese río, era mi mayor satisfacción, yo siempre quería lavar la ropa porque me divertía, era mi piscina, era mi playa, allí me divertía con mis amigas; ellas me pasaban buscando para ir a lavar y yo le decía a mi mamá ¿Dónde hay más ropa sucia?

En nuestro hogar había una rutina y responsabilidades muy definidas, mi mamá nos levantaba a las 5 de la mañana a moler el maíz, desayunar, ir al colegio, colaborar en los quehaceres del hogar. Hoy día, mis hermanas y yo damos gracias a Dios que nos educó de esa forma, ella nunca se detuvo a pesar de tener 7 hijos, nunca se dio por vencida. Nos damos cuenta que seguimos su patrón: no nos paramos por nada, siempre seguimos hacia adelante.


Una de las cosas que siempre quisimos todos sus hijos, fue reconocerle su valor en vida, la llevamos de viaje, muchas de esas anécdotas las cuento en mi libro.

Yo estudié en la Escuela en Ciudad Bolívar y cuando yo tenía 14 años mi mamá llegó a un momento donde se vio muy agobiada por los gastos y estar criando a 7 hijos, sintió que no podía con los gastos, no tenía, en ese momento, los centavos para cubrir mi merienda, el pasaje de ida y de regreso; así que  me dijo que me iba a sacar del colegio.
Para mí eso fue muy fuerte, yo llegué a clases a hablar con el Director y le conté lo que había pasado, que esperara a mi mamá que ese día iba a hablar con él, pero que por favor no dejara que me sacara.

Yo pasé esa mañana entrando y saliendo del aula de clases, me asomaba, preguntaba, pendiente de que llegara mi mamá. Lo cierto fue que pasó toda la jornada y ella nunca llegó.

Cuando regresé a casa, le pregunté:
-Mamá ¿Qué pasó que usted no fue hoy al colegio?
-Y ella me respondió: Hija lo pensé mejor, cualquier cosa hay que hacer, yo hago lo que sea necesario, dinero va a llegar para eso, así que estudie tranquila que yo veré como hago, usted siga estudiando.

Y seguí con mis estudios. A los 17 años ya estaba graduada de maestra y comencé a trabajar enseguida y me convertí en su mano derecha, en sostén del hogar. A los 18 años yo tenía un programa de radio, una página en un periódico, durante el día trabajaba de maestra, en las noches seguía estudiando y así me fui formando.

El deseo de ayudar a mi mamá y mi mente siempre positiva, me impulsaban. Mi primer sueño, mi primera meta fue tumbar su casa de bahareque (casas artesanales fabricadas un sistema de caña tejida y barro) y construirle su primera casa de bloques, ese fue mi primer objetivo.

Mi mamá nos sacó adelante haciendo arepas, además tenía una pequeña bodega en la casa, y llegó el momento que dije: ya eso no es para mi mamá. En ese tiempo  yo tenía 3 trabajos. Ella se fue a Caracas a ver a mi hermano enfermo, y como la hermana que me seguía, ya estaba trabajando, nos unimos y le construimos una nueva casa.

A la par, siempre me mantuve estudiando, me formé como profesora, hice cursos de manualidades, inglés, francés. Siempre estaba haciendo algo. Con esa energía, las cosas me iban llegando, es impresionante como las cosas han venido a mi vida, yo no las he buscado, me han llegado sola.

Mi trabajo en el periódico me llevó a cubrir las mejores fiestas de mi ciudad, hasta en la casa del Gobernador. Además de mi fotógrafo asignado, muchas veces me llevaba a  mis hermanas, para compartir con ellas esas experiencias, quería compartir esas vivencias con ellas; pues en esas fiestas podían probar comidas exóticas que en casa no veíamos, y algunas veces, a escondidas, le llevamos de esos platillos a mi mama, para que también los pudiera probar.

A través de mi programa de radio, conocí al gerente de la Pepsicola de Ciudad Bolívar, ese señor me solicitó que le organizara las comparsas para el carnaval de su empresa; así que yo diseñaba, organizaba cada puesto y en cada uno ponía a una de mis hermanas. En otra ocasión, me tocó diseñar una réplica de un avión, y por supuesto, para el momento del desfile, la piloto era yo.

Todo ello me generó una red de conexiones con gente importante en mi ciudad, pero yo seguía viviendo en  mi barrio. Esas relaciones generaban oportunidades, como el día que llegó una señora al colegio donde daban clases, buscando una maestra manualista, y por supuesto, me llamaron a mí.

En ese momento, iban a abrir un hospital psiquiátrico y necesitaban a una maestra con mis características. El plan era enviar a esa persona a Caracas, para formarla y al regresar sea la Jefa del Departamento de Laborterapia. Yo no tenía ni la menor idea de que era laborterapia, hasta que llegué a Caracas a hacer los cursos. Aprendí que los pacientes, a través de esas labores podrían rehabilitarse. Fue un trabajo hermoso, allí estuve por 4 años, hasta que me casé a los 25 años.

Los psiquiatras me decían:
-¿Cómo vas a dejar a tus locos?
Pues los pacientes conmigo eran muy especiales. Fue una experiencia extraordinaria, maravillosa. Allí aprendí a ser “la loca María”. Me refiero a ese tipo de locura que lleva al éxito, pues te impulsa a atreverte.

Al pasar los años me hice directora de un liceo (cuento algunas anécdotas de esta etapa en mi libro) recuerdo que cuando renuncié a mi cargo todo el mundo me decía:
-Tú estás loca, que como se te ocurre dejar tu sueldo fijo para irte aventurar, pensando que te va a ir muy bien dictando cursos, cuando tú no sabes lo que te espera, tú tienes hijos adolescentes, que aún dependen de ti ¿Vas a dejar tu sueldo fijo?

Y yo me atreví. Difícilmente un educador deja la docencia, es un paradigma. Es
como que creemos, que como estudiamos para eso, es el único camino. Yo logré cambiar ese paradigma gracias a un curso de autoestima, ese fue el primer paso hacia mi crecimiento personal, me llevo a buscar otros cursos, gracias a eso también llegué a CRECE, a realizar mi postgrado en Orientación. Esas experiencias, me cambiaron la vida. Las historias de este proceso también las cuento en mi libro.

En ese momento me di cuenta que tengo talentos, un gran potencial guardado dentro de mí, que esas herramientas ya me las había dado Tomasita (mi mamá), tan solo estaban dormida. Descubrí, al igual que muchas mujeres, que durante la  etapa de mi vida de casada, yo no era yo, era mi esposo, mis niños. Caí en la rutina de atender la casa, los hijos, el trabajo, pagar las cuentas.

Gracias a los cursos de crecimiento personal, volví a quererme a mí misma, a valorarme,  a darme mi justo valor. Descubrí que cuando me aprecio más, se eleva también el cómo me ven los demás, la pareja, los hijos, el entorno nos respetan más, nos ven diferente. Eso me llevó de pasar de María la sufrida, la víctima, sumisa; a la María exitosa, proactiva y productiva. Ese contraste también lo cuento en mi libro.

¿Qué te ha parecido la historia de María Escudero? Mañana publicaré la segunda parte de este testimonio de vida, la primera de nuestras mujeres superpoderosas reales.

Por: Bárbara IzquierdoCEO y creadora de: Bi ConsultoresCoach, Conferencista, EmpresariaLibros publicados: El balcón de tus sueñosEl cometa saltarín (cuento infantil)Instagram: @BarbaraIzquierdoCoachFacebook: Barbara Izquierdo CoachYouTube: Barbara Izquierdo CoachTwitter:  @CelebrityCoach1www.barbaraizquierdo.com